Archivo del sitio

La importancia de las vacaciones

¿Qué tienen que ver las vacaciones con el rendimiento laboral? De acuerdo con los psicólogos industriales, todo. Pero ese hecho no ha tenido mucha aceptación en las grandes corporaciones norteamericanas. La mayoría de las personas se llevan el trabajo en su viaje vacacional, de una forma o de otra, y más del 25% de los empleados corporativos ni siquiera toman vacaciones.

Entonces, ¿cuál es el problema?

 

Las vacaciones son tan impotantes como el dormir

Es un poco como el no dormir, de acuerdo con médicos y psicoterapeutas. Así como la falta de dormir disminuye la habilidad para pensar claramente y actuar decisimente, la falta de tiempo de descanso evita que uses de manera efectiva la información recibida y viendo las cosas en conjunto o globamente. La falta de dormir y el no disfrutar de tiempo de descanso tienen un impacto negativo en tu tiempo de reflexión, en la resiliencia en general y en la disminución de las defensas del sistema inmunológico.

El no tener actividades de esparcimiento te tornan amargado, y a veces te convierten en un crítico en exceso con las personas en tu organización que si tienen el sentido común de cuidar de si mismos.

Siempre que tengo clientes que me dicen que sus reportes laborales son cada vez menos efectivos, les respondo con la pregunta “¿cuándo fue la última vez que salió de vacaciones?”. Casi siempre, la respuesta es alguna variación de “Bueno, no siempre tomo vacaciones para relajarme y rejuvencerme. Es que hay muchas cosas por hacer.”

No sólo te estás haciendo daño a ti mismo. Es más que eso.

La amarga ironía es que los que no toman vacaciones normalmente piensan que le hacen a todos un favor al continuar trabajando hasta el desfallecimiento. Pero realmente, le están haciendo daño a todos — a sus compañeros de trabajo,  a sus supervisores inmediatos, a su organización, a sus familias y a ellos mismos. La adicción al trabajo no es buena.  Como en otras adicciones, usualmente debes tocar fondo antes que puedas reunir el coraje y valentía para cambiar.

 

Artículo traducido por Luis Castellanos.

Original publicado en Monster y  elaborado por Bárbara Reinhold

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: