Archivo de la categoría: Uncategorized

Feliz Año 2011

Hoy, en el último día del año 2010, quiero desearles a todas y todos los lectores de este blog, un venturoso Año Nuevo 2011. Que sus metas y objetivos trazados puedan hacerse realidad!!!!!

7. Alianzas para ganar

“Al llegar a la cima, el buen escalador recuerda que llegó allí gracias a las alianzas y al apoyo que logró para contar con todo lo necesario para ascender y hacer cumbre”.

En nuestras vidas, decían Marcus Tobía y Martín Echeverría, escaladores de excelencia, cada uno de nosotros tenemos nuestras montañas. Nuestro Everest y Aconcagua se manifiestan en los retos que tenemos en nuestra familia, escuela, universidad y trabajo para lograr lo que deseamos y necesitamos.

Desde que nacemos, requerimos negociar para tener lo que anhelamos. Sin acuerdos y alianzas sólidas y nutritivas, las relaciones se debilitan y aunque podamos lograr las cosas de forma independiente, nos cuesta más dinero, tiempo, energía y otros recursos, que hacerlo de forma interdependiente, apalancándonos en las fortalezas de personas y organizaciones competentes, sinceras y responsables, en las que podamos confiar.

Negociar exige saber el objetivo que deseamos y necesitamos alcanzar, qué estoy dispuesto a dar y ceder y hasta dónde conocer a la otra parte para estar al tanto de qué es lo que desea y necesita y hasta dónde también estaría dispuesto a dar o ceder; de manera que al llegar a un acuerdo ambos sintamos que logramos lo que buscábamos y que no existe un mal sabor que vaya a afectar la relación a futuro. Aunque esto suena demasiado bonito y romántico para algunos negociadores duros, especialmente en el terreno legal o financiero, los mejores abogados y líderes de fusiones y adquisiciones buscan el balance de beneficios para todas las partes.

Aliarse a otro, unir esfuerzos para lograr objetivos comunes, demanda la maestría en el arte de negociar para constituir alianzas que permitan ganar equitativa y justamente, apostando a relaciones y negociaciones futuras que puedan generar mayores beneficios. Las montañas en las familias, los negocios y la vida académica y social se ascienden mejor con aliados que estén dispuestos a ganar y hacerte ganar.

Fernando Sánchez-Arias
El Universal
fsa@fernandosanchezarias.com

El nuevo Supervisor

Fruit stand.

Juan trabajaba en una empresa hace dos años, siempre fue muy serio, dedicado y cumplidor de sus obligaciones, llegaba puntual y estaba orgulloso de que en dos años nunca recibió una amonestación.

Cierto día buscó al gerente para hacerle un reclamo:

– Señor, trabajo en la empresa hace dos años con bastante esmero y estoy a gusto con mi puesto, pero siento que he sido postergado.

Mire Rogelio, ingresó a un puesto igual que al mío hace solo 6 meses y ya está siendo promovido a Supervisor.

– Uhmmmm – mostrando preocupación el gerente – le dice: Mientras resolvemos esto, quisiera me ayudes a resolver un problema.

– Quiero dar fruta al personal para la sobremesa del almuerzo de hoy. En la bodega de la esquina venden fruta. Por favor, averigüe si tienen naranjas.

Juan se esmeró en cumplir con el encargo y en 5 minutos estaba de vuelta.

– Bueno Juan, ¿qué averiguaste?

– Señor, tienen naranjas para la venta.
– ¿Y cuánto cuestan?
– Ah… No pregunté por eso.
– Ok, pero viste si tienen suficientes naranjas para todo el personal?

– Tampoco pregunté por eso señor.
– ¿Hay alguna fruta que pueda sustituir la naranja?
– No se señor, pero creo…
– Bueno, siéntate un momento.

El gerente cogió el teléfono y mandó llamar a Rogelio.
Cuando este se presentó, le dio las mismas instrucciones que le diera a Juan y en 10 minutos estaba de vuelta.

Cuando Rogelio retornó el gerente pregunta:

–Y bien Rogelio ¿que noticias me tienes?
–Señor, tienen naranjas, lo suficiente, para atender a todo el personal y si prefiere también tiene plátano, papaya, melón y mango. La naranja esta a 15 pesos el kilo. El plátano a 2.20 la mano, el mango a 0.9 el kilo, la papaya y el melón a 2.8 pesos el kilo. Me dice que si la compra es por una cantidad nos dará un descuento del 8 %. He dejado separada la naranja pero si usted escoge otra fruta debo regresar para confirmar el pedido.

–Muchas gracias Rogelio, pero espera un momento…
–Se dirige a Juan, que aun seguía esperando estupefacto y le dice:
–Juan, ¿qué me decías?
–Nada señor, eso es todo con su permiso…

MORALEJA: Es importante hacer nuestro mejor esfuerzo aun con las tareas más sencillas, ya que de otra forma nadie nos confiara tareas de mayor importancia. Todos las veces que empleamos correctamente la información, tenemos la oportunidad de imprimir nuestra marca personal.

La diferencia entre lo Ordinario y lo Extraordinario.

nordstromUna maestra de Oregón fue a una tienda Nordstrom para comprar un folleto de un dólar de cómo enlazar bufandas.

La empleada le dijo que los folletos se habían agotado. Cuatro semanas más tarde, la maestra revisó su correo y, para su sorpresa, observó que le habían enviado dos folletos en forma gratuita.

Este gesto la convirtió en una clienta fiel de Nordstrom, aunque el negocio no tenía lo que ella quería la primera vez que fue.

Sin embargo, esa no es toda la historia. No existe una tienda Nordstrom en la ciudad donde vive la maestra. Ella manejaba doscientos cincuenta kilómetros de ida y vuelta para comprar en ese negocio que se tomó el tiempo y la molestia de compensarla por el hecho de no tener un folleto simple y barato.

A veces no podemos dar a nuestros clientes o compañeros de trabajo lo que quieren con exactitud. Pero la forma de actuar para arreglar un error o una omisión puede crear tal sentido de lealtad y satisfacción que el cliente sentirá como si hubiesen cumplido con su pedido.

¿Qué recuerdan los clientes de usted del momento en que no pudo cumplir con un pedido? ¿Solo que no pudo proveerles lo que querían? ¿O quizá, la forma creativa y servicial en que cambió la situación en positiva?

La diferencia entre lo ordinario y lo extraordinario es ese pequeño extra.

Vía Renuevo de Plenitud

Cuando sonreír es un buen negocio

“La alegría es la piedra filosofal que todo lo convierte en oro.” Benjamin Franklin

sonrisaLa mayoría de las palabras, acepciones, frases, que se relacionan con el trabajo, no tienen que ver nada con la alegría de laborar, con la vocación de obrar, con el honor de hacer algo útil por la patria.

Parece que trabajar con alegría luce como el privilegio de algunos, o un sentimiento que no aparece relacionado con el trabajo diario.

Las frases son más o menos así: “Trabajar es tan malo que hasta nos pagan por hacerlo”. “Si el trabajo es bueno para la salud, que trabajen los enfermos.” “Si trabajar nos hiciera ricos, los burros tuvieran chequera”. Hasta las canciones deploran el trabajo: “…el trabajar yo se lo dejo todo al buey, porque el trabajo lo hizo Dios como castigo.” “Arrastrar la dura cadena, trabajar sin tregua y sin fin, es lo mismo que una condena, que ninguno puede eludir.”

La raíz etimológica de la palabra trabajo, el diccionario de la Real Academia Española nos dice que proviene de trabajar, y ésta del latín “tripali?re”, de tripal?um (tres palos), una especie de yugo constituido de tres palos, en el cual amarraban a los esclavos para azotarlos. Esto parece más una acepción adaptada a nuestra extracción judeo-cristina que nos obliga a “trabajar con el sudor de tu frente”, y nos condena a vivir “el trabajo como el resultado de un castigo divino”.

Quizás de esta raíz provengan nuestras frases de uso diario: ¡Pasé un trabajo…! ¡Me costó un trabajo enorme! “Trabajo de parto”. “Le hicieron un trabajo de brujería”. En fin no parece estar muy relacionado el trabajo con la alegría.

En las empresas se afirma: “Seriedad, que estamos trabajando”. “Cuándo van a dejar de manguerear y se van a poner a trabajar”.

En las empresas de avanzada, está demostrado que la eficiencia y la productividad en el trabajo, es directamente proporcional a la alegría y la diversión de las personas en su puesto de labores.

La alegría es un privilegio natural de la gente feliz, es creada a voluntad por quienes creen que la vida es bella, y que las personas son esencialmente buenas. Este es el mensaje que debemos llevar a nuestras empresas: Gente feliz, empresas productivas.

El gerente de hoy, para lograr que su gente sea productiva, podría realizar una lista de las cosas que la empresa puede poner en marcha, para hacer que los trabajadores estén alegres durante sus labores. La pregunta qué se debe formular es: ¿Qué hacer para que la gente “cante” durante su horario laboral?

Poner en marcha ejercicios físicos, sugestiones positivas en todas las áreas laborales, conferencias acerca de la felicidad y la alegría, meditaciones colectivas acerca de lo que nos hace felices, son algunas estrategias que puedan establecerse para garantizar la alegría en la empresa, y con ello las ganancias y rentabilidad.

Adrián G. Cottín Belloso

Vicepresidente ejecutivo PCO´s International

http://adriancottin.com

adrian.cottin@pcos-international.com


Millonario cree que cualquiera puede copiar su éxito

Sam Wyly creció en un hogar donde ni siquiera había electricidad, y llegó a amasar una fortuna calculada en 1.200 millones de dólares. Asegura que cualquiera puede hacerse rico si trabaja duro y estar a la caza de oportunidades.

Sam Wyly, un multimillonario de origen muy humilde, posa frente a su librería Explore en Aspen, Colorado. Dice que cualquiera puede hacerse rico si trabaja duro y aprovecha las oportunidades. Foto: AP Photo/Ed Kosmicki,File

Wyly creó y vendió empresas de software, rescató de la bancarrota a una cadena de churrasquerías y revivió las fortunas de una cadena de tiendas dedicada a materiales para artesanos.

Ahora, Wyly está en el negocio de la energía renovable y de los fondos de inversión en materias primas, aunque recibe más atención por sus actividades políticas. Ha hecho generosas donaciones a las causas republicanas y a sus candidatos. Eso incluyó la campaña “Swift Boat”, que trató de empañar las credenciales del candidato demócrata John Kerry en las elecciones de 2004, intentando demostrar que no había merecido las medallas al valor obtenidas durante la guerra de Vietnam. La campaña contribuyó a la reelección del presidente George W. Bush, quien no peleó en Vietnam.

Wyly, que está a punto de cumplir 74 años de edad, acaba de publicar una autobiografía, “Entrepreneur to Billionaire: 1,000 Dollars & an Idea” (De empresario a multimillonario: 1.000 dólares y una idea). Se trata de una historia arquetípica en Estados Unidos: de la miseria a la opulencia.

El multimillonario dice que escribió el libro para inspirar a otros.

Se trata de un recuento cronológico de las lecciones aprendidas por Wyly, de los desafíos aceptados y generalmente superados, de acuerdos hechos y de dinero acumulado. Y todo narrado en un estilo directo, simple.

Wyly creció en Lake Providence, Luisiana, donde su padre cultivaba algodón. Una primavera, su padre decidió no seguir el camino más seguro: vender su cultivo antes de la cosecha por un precio estipulado. En cambio apostó a que los precios subirían en el otoño. Pero la cosecha se estropeó y, para conservar su tierra, los Wyly se vieron obligados a mudarse a una casa en los suburbios que carecía de agua potable o de electricidad. El joven Sam aprendió una amarga lección: “si hubiésemos vendido toda la cosecha, nunca nos hubiéramos visto obligados a abandonar Lake Providence”, señaló en sus memorias.

Tras concluir sus estudios secundarios y graduarse en el Instituto de Tecnología de Luisiana, Wyly fue a Dallas, donde estudió computación en la empresa IBM junto con un adolescente llamado Ross Perot, quien luego, además de multimillonario, creó un partido político y se lanzó como candidato a la presidencia en 1992.

Era el comienzo de la era de las computadoras. Y Wyly, como Perot, descubrió que podía ganar dinero vendiendo servicios de computación a empresas que no podían adquirir las enormes centrales de computadora de esa época. Superando la desconfianza de los banqueros, Wyly encontró financiamiento en otros sectores y fundó University Computing, que comenzó a cotizarse en la bolsa en 1965.

A partir de ese momento Wyly, en ocasiones trabajando con su hermano, compró y vendió varias empresas, entre ellas una firma que vendía equipos para minas, la red de churrasquerías Bonanza Steakhouse y la cadena de artículos para artesanos Michael’s Stores, que vendió en el 2006 por 6.000 millones de dólares.

El fondo de inversión en materias primas que cofundó, Maverick Capital, administra unos 10.000 millones de dólares en bienes. Y el hombre que en una época compró una refinería petrolera para diversificar sus propiedades, está ahora entusiasmado con la energía renovable. Es el principal accionista de Green Mountain Energy.

En marzo, la revista Forbes calculó los bienes de Wyly en 1.200 millones de dólares, colocándolo en la categoría de las 1.000 personas más ricas del planeta.

Wyly dijo que cualquier persona que tenga espíritu empresarial puede hacer lo que él logró.

“Creo que hay ahora tan buenas oportunidades como cuando yo comencé”, dijo en una entrevista. “Algunas personas se entregan demasiado rápido … Deben persistir y porfiar hasta que finalmente las cosas se concreten”.

No hay mención en su libro sobre una investigación federal del uso de refugios fiscales por parte de Wyly y de su hermano Charles. Wyly se negó a comentar el tema. Y en su libro hay una escasa mención a la política, aunque los Wyly han dicho a periodistas que donaron desde la década del setenta unos 10 millones de dólares a candidatos republicanos y a causas.

De manera destacable, Wyly dio 2,5 millones de dólares a un grupo que apoyaba a Bush sobre John McCain en las primarias republicanas del 2000. Y cuatro años más tarde, donó 20.000 dólares a una campaña que planteó dudas sobre el récord de Kerry en Vietnam, ayudando así a hundir su candidatura.

En una entrevista, Wyly dijo que este año no tiene un favorito político, ni McCain ni el demócrata Barack Obama.

¿Tampoco piensa financiar otra campaña del tipo que desprestigió a Kerry?

“No, no, no”, dijo Wyly. Y luego, sonriendo, añadió, “Ya hice eso. Otras personas pueden hacer lo mismo ahora”.

Vìa Noticias 24

Capacidad de trabajar bajo presión

En los diarios y en la Internet puede encontrar infinidad de ofertas de trabajo, pero será tan fácil encontrar un trabajo humano, tal cual lo define la Organización Internacional del Trabajo? Más bien abundan las ofertas de trabajo forzado. ¡No se asuste! Uno de los requisitos obligatorios para ser bienvenido en una empresa es “CAPACIDAD PARA TRABAJAR BAJO PRESION”.

Saben que es trabajar bajo presión? Multiplicarse por tres y producir con urgencia. Pero no se trata de la emergencia en los hospitales, ni de los bomberos o la de la policía. No. Cualquier trabajador asalariado ahora tiene que trabajar en URGENCIAS y en horas extraordinarias casi permanentes. Es una injusticia que se hizo costumbre.

Esta modalidad ha incrementado el desempleo mundial.

Incluso las empresas de recursos humanos dictan cursos para trabajar bajo presión. Son cursos para ser feliz sin dejar de ser esclavo. Después de varias horas de teoría y refrigerios, salen egresados como esclavos de primera. Listos para ponerse a prueba.

Quiero comentarles que si ustedes son jóvenes en el mercado laboral, son preferidos, porque no tienen grandes obligaciones y con un salario muy bajo los ponen a cantar y bailar, pero como la vida no se queda sin nada ustedes están preparando el terreno para sus mas cercanas generaciones, dentro de poco usted no será joven, seguro tendrá una familia entonces comprenderá la responsabilidad de sus actos.

Todo esto solo lo puedo resumir como una gestión muy pobre, servil e inhumana. Adonde esta la verdadera Gerencia de Gestión Humana?

No soy psicólogo organizacional pero quiero darle un consejo: No permita que la palabra URGENTE se convierta en su ritmo de vida…

URGENTE… Es la manera más pobre de vivir sobre este mundo, porque el día que no estés en este mundo, habrás dejado pendientes las cosas que VERDADERAMENTE fueron URGENTES.

URGENTE… Es que no le quites la oportunidad a otro, ni que lo contrates con la mitad de la paga.

URGENTE… Es que sepas valorar el tiempo que te pide un niño.

URGENTE… Es que no desarrolles el trabajo de tres, porque estarás dejando a dos familias sin la posibilidad de disfrutar su simple helado en un día soleado…

URGENTE… Es que mires a tu familia… y a todos los que te rodean y los valores con respeto.

URGENTE… Es que no se te vaya la vida en un soplo y que cuando te des cuenta, ya no puedas volver el tiempo atrás; que has sido exigente contigo y con los demás, que llenaste tu agenda y la agenda de los demás de “urgencias”… pero dentro de todo … SE TE OLVIDÓ VIVIR

Erradiquemos la frase mas inhumana del siglo xx: “CAPACIDAD PARA TRABAJAR BAJO PRESION”, es una frase del siglo pasado! Usted es parte de la solución!!!

Autor Desconocido

Esfuerzos esforzados

Cuando la NASA inició el lanzamiento de astronautas, descubrieron rápidamente que los bolígrafos no funcionarían con gravedad cero. Para combatir este problema, los científicos de la NASA,contrataron a la gente de Accenture (entonces, Andersen Consulting), como asesores-Consultores, para estudiar el problema.
Emplearon una década y 12.000 millones de dólares desarrollando un bolígrafo que escribiese con gravedad cero, hacia arriba y hacia abajo, bajo el agua, en prácticamente cualquier superficie, incluido el cristal y en un rango de temperatura desde por debajo de cero hasta más de 300ºC.
Los rusos utilizaron un lápiz.
 

Del conocimiento a la acción

Estos días, la gente sabe mucho. Se han publicado miles de libros sobre administración. Las empresas mismas gastan miles de dólares en entrenamiento, principalmente en el entrenamiento de sus gerentes.
Pero todo este conocimiento de avanzada nos deja con una pregunta: Si estamos tan bien entrenados y tan bien informados, ¿por qué no somos más efectivos? ¿Por qué, después de tantos seminarios y cursos, en que los líderes reportan sentirse iluminados, todavía no se ven grandes cambios en sus empresas?
El Profesor Jeffrey Pfeffer, de la Universidad de Stanford,  publicó en su libro “The Knowing-Doing Gap” las 12 reglas que explican porque logramos tan poco y lo que debemos hacer para lograr algo en nuestra empresa.
1. El saber algo requiere el hacer algo con esto
A pesar del enorme capital intelectual en nuestras empresas, no debemos olvidar que este conocimiento es útil si hacemos algo con el mismo. El saber algo realmente requiere que hagamos algo. Significa el trabajar duro para lograr que las cosas sucedan. Por supuesto que es muy seguro el embarcarnos en conversaciones intelectuales, el recoger enormes bases de datos, invertir en infraestructura técnica y nunca implementar nada en realidad.
2. Excelentes comunicadores pero,…… ¿y los resultados?
Hoy en día el mercado recompensa las ideas brillantes y a los expertos que saben vender estas ideas. Pero, ¿pueden en la realidad ejecutar esas ideas? El mensaje que recibimos es que es más importante ser listo e inteligente que el lograr que las cosas pasen. Es el mismo Mercado el que recompensa al Consultor que puede hablar muy bién sobre la administración de una planta, en lugar de recompensar adecuadamente
al gerente de la planta que sabe verdaderamente cómo manejar esa operación.
3. Se puede ganarle a la competencia
La importancia de reconocer que no es crítico tan solo el saber, sino que también el hacer se traduce al campo competitivo. En un mercado en el cual la velocidad con la cual la competencia puede copiar la mejor idea ha aumentado a tal nivel, que la ventaja de salir con la idea misma en un principio se está perdiendo. Por lo tanto, mientras que el tener el conocimiento es útil, no es suficiente. Ya no brinda la ventaja comparativa que una vez solía tener.
4. El clima adecuado para permitir implementar sin temor
Si las empresas verdaderamente desean moverse del saber a la implementación, necesitan desarrollar una cultura más permisiva, que tolere el error y el fracaso. La gente debe tener la flexibilidad de probar, para convertir sus ideas en acciones, aunque crean que van a fallar!
El aprender significa el tolerar gente que comete errores. Aprender significa permitir que la gente pruebe hacer cosas que nunca antes habían hecho. Si solo hacemos lo que ya sabemos como hacer, entonces no vamos a aprender nada nuevo. Otro efecto secundario del temor es que retrasa el flujo de información dentro de la empresa. Como nadie quiere ser el portador de malas noticias, los individuos se concentran solo en el corto plazo y en su propia sobrevivencia.
5. El aprender tiene un precio y debemos pagarlo
No es fácil motivar a la gente para que aprenda y se deberá pagar un precio entre la habilidad y el aprendizaje. Los aprendices no son tan hábiles como los expertos. Así que el aprender tiene un precio y la empresa debe estar dispuesta a pagar ese precio.
 
6. Hablando y haciendo
Las empresas a menudo confunden el hablar con el hacer. Creen que el dar presentaciones y hacer reportes equivale a implementar. El confundir el hablar con la acción es un grave error.
7. Decisiones no son lo mismo que implementación
Otra trampa que cometen las empresas es el confundir el tomar una decisión con el hacer que las cosas pasen. En principio nos obsesionamos con tomar la decisión correcta, olvidándonos que la decisión misma no cambia nada, que es apenas el principio del proceso de implementar.
8. Nos vamos en Programas…
Uno de los enemigos más grandes para lograr hacer algo son los famosos programas. Las empresas continúan anunciando un nuevo programa para una cosa u otra, preocupándose continuamente con el contenido del mismo, en lugar de aprender haciendo, en lugar de aprender a base de prueba y error.
9. La forma como siempre hemos hecho las cosas…
Uno de los obstáculos mas grandes en las empresas es que para evitar equivocarse por temor de nuevo a las repercusiones, las empresas continúan atrapadas en una lógica circular: “aquí las cosas siempre se han hecho de esta manera porque es la mejor forma de hacerlas, porque siempre las hemos hecho así”.
10. Muchas medidas internas.. pero ¿qué tan importantes son?
Las empresas se han convencido a si mismas que puesto que lo que se mide se hace, entre más mediciones, mejores resultados. Pero al final, se están midiendo tantos elementos que ya nadie les pone atención.
11. Competencia interna
Otro componente del comportamiento dentro de la organización que evita que las empresas implementen buenas ideas, es la horrible competencia. Las empresas todavía consideran que la mejor forma de lograr que la gente haga las cosas bien, es el hacerlos competir el uno contra el otro. Sin embargo, aunque esto puede ser aplicable en el terreno deportivo, cuando tiene que ver con el terreno del aprendizaje, la gente aprende mejor cuando operan en un medio no competitivo.
12. Haciendo que el futuro sea mejor que el presente.
Dice el dicho que si queremos que el futuro sea mejor que el presente, debemos comenzar a trabajar en éste ahora. Nuestro trabajo es hacer algo hoy que sea mejor que lo que hicimos ayer. Y hacer algo mañana que sea mejor que lo que hicimos hoy. El reto es desarrollar una cultura de acción en las empresas.

Marisol Wesson. 2.Jul.00

Tratado sobre el jalabolismo

Capítulo único: el jalabolismo o jalamecatismo. Su influencia en la vida diaria. De cómo se aprende a jalar bolas. Tipos de jalabolismos.
El jalabolismo o jalamecatismo es una disciplina practicada por el ser humano a nivel mundial, que consiste en el acto de adular a alguien que tiene cierto o mucho poder, ya sea político, económico, social o de cualquier tipo, a fin de conseguir ciertas dádivas o beneficios personales o grupales.
Es común que el ser humano sea aleccionado, tanto física como mentalmente, en el arte del jalabolismo desde su más tierna infancia. A los niños2 pequeños, se les coloca una serie de objetos colgantes en las cunas, llamados móviles, para que estos desarrollen los músculos que les servirán en el posterior acto de jalar y guindarse durísimo. También se les aplica la técnica pavloviana del reflejo condicionado, por lo que al momento en que ven a la persona que puede satisfacer sus necesidades fisiológicas, principalmente el hambre, el niño llora hasta que alguien sacia cualquiera que sea la necesidad de la que es objeto en ese momento.
Posteriormente, también se le enseña al niño a abrazar y pedir la bendición a cuanto familiar le pasa por al lado, así sea el tío que se ve una vez al año o la abuela que por supuesto siempre huele a cabuyita de morcilla.
Obligándolo a pedir la bendición y a sonreír frente a ellos aunque le hayan quitado el canal de cable de las comiquitas, el niño va desarrollando una coraza que le permitirá mostrar una buena cara cuando tenga al frente a alguien virtualmente poderoso aunque realmente detestable. Esto le garantizará a este individuo la consecución de grandes puestos de trabajo, buenas notas en el colegio, los mejores puestos en los diferentes actos que atenderá durante su vida, así como codearse con personas que de una u otra forma serán influyentes durante su existencia en este mundo. En esta etapa, ningún conocimiento desarrollado por el ser humano es tan útil y pragmático como el jalabolismo, para lograr las metas que se haya establecido en su vida.
Es de esta forma como el/la jalabolista logra tener el/la novio/a que está más buena en el liceo, un empleo fijo a pesar de que la corriente de los no-jalabolistas3 llevan años contratados sin beneficios laborales, puestos en las esferas más altas del poder (especialmente en los entes públicos) y que les presten el carro que da más prestigio para que lo observen sus congéneres y piensen que tiene un alto status de social, etcétera, etcétera.
El jalabolismo es la práctica más común entre personas de diferentes niveles socio-económicos. Personas que detentan en la actualidad grandes cargos por los cuales son adulados, fueron en su tiempo grandes jaladores de bola lo cual les permitió llegar al cargo que actualmente poseen. Esto nos lleva a nuestra primera gran ley del jalabolismo científico que se relaciona a que no se le puede jalar bolas a cualquiera, sino a las personas de la cual se está seguro que se va a recibir un beneficio determinado: Hay que aprender a jalar bola con futuro. Esto es, adular sólo a las personas que realmente puedan influir en nuestra vida económica, política o social.
La segunda ley del jalabolismo pragmático está basada en el hecho de que es más fácil jalar bolas a personas influyentes, que eventualmente permitirán el beneficio del ocio y de más y mejor tiempo libre, en vez de todo lo contrario, emplear gran parte de nuestro tiempo y esfuerzo físico en conseguir estos mismos objetivos por medio del trabajo, el cual no garantiza realmente que alcancemos nuestras metas. De esta manera enunciamos nuestra segunda ley la cual establece que: Es preferible jalar bola en la sombra, que echar pala bajo el sol.
Para que el jalabolismo sea realmente efectivo, es importante tomar en cuenta que no tiene ninguna importancia que la persona influyente no se dedique a lo mismo a lo que se dedica el jalabolista4. El jalabolismo debe ser desarrollado en su sentido más amplio posible. Aunque Ud. sea graduado de una carrera científica, debe jalar durísimo hasta a los humanistas que se le cruzan por el camino. Nunca como hasta ese momento será tan útil el sentido multidisciplinario del jalabolismo científico, por lo cual enunciamos la tercera ley: Jálale bolas a cualquier persona con un perfil más o menos alto, no sabes cuándo vas a necesitar de ella.
Es importante tener en mente que, el acto de jalar bolas, nunca debe ser detenido por cuestiones morales o éticas. Muchas personas se cohíben de jalar bolas porque creen que van a caer en un plano en el cual pueden ser considerados menos que insectos. Todo lo contrario, el jalabolismo debe ser visto como una conducta ejemplar que permite alcanzar rápidamente altos niveles de vida. Basados en esta reflexión, enunciamos la ley fundamental de esta disciplina: Jalar bola puede que denigre tu integridad física y moral, pero piensa en todo lo que obtendrás a cambio de tu dignidad.
Asimismo, creemos firmemente que el jalabola no nace, sino que se hace. Usted mismo que lee este tratado sociológico tiene una gran capacidad para jalar y llegar lo más arriba posible por medio del arte de la adulación. Sólo se necesita descubrir el caballo5 que todos llevamos por dentro y desarrollar las facultades para jalar bolas que proporcionarán, tarde o temprano, grandes beneficios laborales y vitales. Así, enunciamos nuestra última ley que reza: Saca el jalabola que hay en ti. Todos sabemos hacerlo, lo que pasa es que no lo sabemos.
De esta manera, finiquitamos nuestro importante trabajo de corte empírico – científico concluyendo que ni el descubrimiento del fuego, ni la invención de la rueda, ni la escritura, el tornillo o el clavo han sido tan trascendentales para la historia de la humanidad como la invención de la práctica humana de jalar bolas, la cual ha contribuido profundamente al desarrollo de los grupos humanos, una persona a la vez, sin importar la características particulares propias de cada individuo, o lo que es lo mismo, del jalabola, en sociedad.
1) Jalabolismo es un término técnico proveniente de la raíz jalar bolas, jalamecatismo proviene de jalar mecate, ambos términos significan lo mismo, el acto de adular.
2) Queremos aclarar que frente a la fiebre de género que se ha desatado en los últimos tiempos, al decir niño (s) hombre (s) o sus equivalentes nos referimos al género humano. En ningún momento queremos excluir al género femenino del acto de jalar bolas, ya que son bien conocidas las grandes facilidades de este grupo humano para realizar este acto a niveles magistrales.
3) Es decir, aquellos que se niegan rotundamente a la práctica del jalabolismo cotidiano.
4) O sea, del adulador o jala bolas.
5) Este símil se refiere al escultor que luego de trabajar con el martillo y el cincel sobre la piedra talló un lindo caballo. Al preguntársele cómo había logrado tal obra maestra, respondió “el caballo siempre estuvo allí, yo lo que hice fue quitarle los excedentes de piedra que tenía”.
Agustín Arzola  
2005
A %d blogueros les gusta esto: