Archivo de la categoría: creatividad

La Gerencia del Conocimiento

El activo más importante de una organización, sin duda, es su conocimiento. El surgimiento de la Gerencia del Conocimiento tiene que ver con ello, a través de la búsqueda  de valor agregado, mediante la captura, almacenamiento y distribución del conocimiento organizacional de una manera formal y sistemática.

Es evidente que el gran tesoro organizacional, se encuentra en el cúmulo de conocimientos de los trabajadores de la organización, No se puede, evidentemente, “extraer” de sus mentes, el saber aplicado que se encuentra en ellas. Lo que sí es posible hacer, es propiciar el ambiente para que el conocimiento sea creado, descubierto, capturado, compartido, destilado, validado, transferido, adoptado, adaptado y aplicado a la creación de valor.

Para ello se necesitan las condiciones adecuadas (infraestructura y una organización emprendedora), los medios correctos (modelos, procesos y herramientas de aprendizaje), las acciones coadyuvantes (que la gente instintivamente busque, comparta y utilice el conocimiento) y el liderazgo pertinente (que sean un modelo de aprendizaje y compartición de conocimiento).

La empresa del saber ha de ser excelente no sólo en la información que maneja y en su acceso a la existente en el exterior, sino también en  su instrumentación, es decir, en su traducción rigurosa a conocimiento sólido y aplicable.

Para hacer este reto posible, la organización debe asegurar la conversión de la información disponible a conocimiento valioso, ya que necesita hoy en dia, una mayor dosis de conocimiento para  encarar sus metas de productividad y competitividad en la nueva economía.

Muchos han creído que la sola implantación de la nueva tecnología, puede solventar los problemas de actualización del conocimiento que se coloca en ejecución. No es así, en tanto que la tecnología es sólo un medio para hacer más eficaz la transmisión y difusión del conocimiento. Pero en forma alguna lo sustituye. De tal manera que sigue siendo la calidad del saber la característica más importante de la gerencia del conocimiento y no la tecnología, como muchos piensan. Aunque sí puede esta última, fungir como extraordinaria herramienta para validar y cotejar la calidad.

Obviamente, hay que hablar más de aprendizaje que de formación, e incluso de habilidades de aprendizaje, que tan necesarias nos resultan. Entre estas habilidades y fortalezas para el aprendizaje, e insistiendo en que el trabajador del saber protagoniza el proceso, figura el pensamiento crítico y otras habilidades cognitivas, pero también elementos intrapersonales como la tenacidad, la intuición o la serendipidad (sagacidad al hacer descubrimientos casuales). El profesional experto y aprendedor permanente sabe obtener el máximo provecho de la información a que accede.

El conocimiento puede generar un rendimiento que a todos nos beneficia. No debemos marginar el conocimiento de las ciencias sociales, tenemos que aplicar con decisión y entusiasmo las tecnologías del comportamiento humano, de la organización del trabajo, del aprendizaje personal, etc.

Puede decirse que muchos de nosotros somos procesadores humanos de información: consultamos muchos papeles y generamos más. Aprendemos continuamente y contribuimos, mediante la innovación, a extender las fronteras de nuestro campo del saber. Lo que hacemos está lleno de conocimiento: el que hemos adquirido, el que seguimos adquiriendo y el que nosotros mismos hemos generado.

José Gerardo Guarisma Álvarez

Tomado del Diario “El Universal

Una mente, dos cerebros

Durante los últimos 16 años se ha tratado de entender el origen del PROCESO CREATIVO, Idea Champions le han preguntado a más de 10,000 personas exactamente esta misma pregunta…
¿De dónde obtienes tus mejores ideas?

La respuesta que obtuvimos nos sorprendió, especialmente considerando todo el tiempo del día que estamos en el trabajo.


¿Por qué pasa esto?

Tenemos más de un cerebro:

  • Uno “hace nuestro trabajo”.
  • El otro se encarga de generar ideas creativas que no tienen nada que ver con el trabajo.

Platón fue el primero en postular en el Mundo occidental la idea de que había dos distintos aspectos en la mente humana.

  • A uno de estos aspectos lo llamó “Logistikon,” la parte racional del ser humano.
  • Al otro lo llamó “Nous”, la parte intuitiva de las personas.

En el Mundo Occidental, la mayoría de las personas no tenían idea de lo que quería decir Platón con su teoría de dos cerebros y básicamente la ignoraron por cientos de años o más.

Por su parte en el Oriente, las personas entendieron los principios del lado izquierdo y derecho del cerebro a su propia manera

Despues llegó la era de la razón seguida de la Era Científica, y la gente comenzó a tener curiosidad acerca de lo que hacía que las cosas funcionaran … incluyendo el cerebro.

En el siglo 19 los científicos comenzaron a especular acerca de eso, hasta que se dieron cuenta de que el cerebro parecía estar compuesto por dos mitades o “hemisferios,” los cuales probablemente controlaban diferentes aspectos del organismo humano.

Con el paso del tiempo, una serie de teorías comenzaron a crearse acerca de los dos cerebros …muchas de las cuales estaban dentro de lo que Platón había definido 2,000 años antes.

El lado izquierdo estaba asociado con el intelecto, y estaba relacionado con el pensamiento convergente, abstracto, analítico, calculado, lineal, secuencial y objetivo – se concentraba en los detalles y en las partes del todo. Este lado produce pensamientos que son directos, verticales, sensibles, realistas, fríos, poderosos y dominantes.

Los ingenieros tienen fama de usar este tipo de pensamiento…

El lado derecho estaba asociado con la intuición, y estaba relacionado con el pensamiento divergente, imaginativo, metafórico, no-lineal, subjetivo y se concentraba en el TODO de las cosas. Este lado produce pensamientos que son flexibles, divertidos, complejos, visuales, diagonales, místicos y sumisos.

Los artistas, músicos, inventores, & emprendedores tienen fama de usar este tipo de pensamiento (junto con alguno de los rebeldes con los que trabajas, de los cuales TÚ puedes ser uno…)

El punto es: Cuando una persona esta en su trabajo usa el lado izquierdo del cerebro la mayor parte del tiempo. Se concentra en los detalles… tratando de encontrar cuál es el problema… tratando de obtener información y hechos. Lógica, practicidad y orden son la regla del día. Esto no es tan malo, porque una vez que el lado izquierdo ha hecho su trabajo – todo el “trabajo pesado” – entonces el lado derecho puede emerger y crear una idea totalmente diferente, una posibilidad fuera de los patrones establecidos.

Pero hay que tener en cuenta que el lado derecho del cerebro es “tímido”. No llegará y se pondrá a hacer su trabajo. Necesita ser invitado a funcionar.

Entonces: ¿Cómo invitamos al lado derecho del cerebro a funcionar?

¡Haciendo actividades que el lado derecho controla!

Por ejemplo:

Ve a trotar!

Ve a caminar, a dar una vuelta. Incluso saltar o correr. Cuando tu cuerpo se mueve, tu lado derecho se activa.

¿Sabìas que Mozart hacìa ejercicio antes de componer?

Escucha música – o mejor aún, ¡tócala!… Especialmente música sin letra o que canten en un lenguaje que tú no entiendas.

Yokimura Nakamatsa, inventor japonés con más de 2,000 patentes, escucha la novena sinfonía de Beethoven antes de la fase de ejecución de su proyecto

Dibuja, haz esculturas o pinta algo. Haz representaciones visuales de tu objetivo o idea.

Usa el humor!

“Aha” y “haha” están muy conectados. La risa te libera de la tiranía de la lógica y linealidad.

Otras cosas que puedes hacer para activar el lado derecho del cerebro:

  • Cambia el look de tu oficina respetando las normas de tu lugar de trabajo. Pega pósters inspiradores. Reordena tu librero. Mueve cualquier cosa para que cambies el orden de siempre …
  • Visualiza la solución que tanto estás batallando para encontrar racionalmente. (Verla con los ojos de la mente…)

“Raramente pienso sólo con palabras.” – Albert Einstein

  • Sal del problema.
  • No hagas nada. Reflexiona. Medita. Incuba.

¿Por qué molestarnos en activar nuestro lado derecho del cerebro?

1. Para no tener que esperar hasta que salgas de la oficina para tener una buena idea
2. Para que no estés limitado a sólo lo racional y lineal del lado izquierdo

La verdad es:
Necesitamos ambos: el lado izquierdo y el lado derecho
El truco es: saber cómo movernos fluidamente de un lado a otro con facilidad.

A %d blogueros les gusta esto: