Archivos Mensuales: enero 2008

20 Reglas para Ganar

1/ Ser misterioso e impredecible.
  
“Cualquiera que tenga forma puede ser definido, y cualquiera que pueda ser definido puede ser vencido”. Sun Bin (Arte de la Guerra II)
  
“No obrar siempre igual. Así se confunde a los demás, especialmente si son competidores. No hay que obrar siempre de primera intención, pues nos captarán la rutina y se anticiparán y frustrarán las acciones. Tampoco hay que actuar siempre de segunda intención, pues entenderán la treta cuando se repita” El Arte de la Prudencia (Baltasar Gracián)
  
“Sé extremadamente sutil, discreto, hasta el punto de no tener forma. Sé completamente misterioso y confidencial, hasta el punto de ser silencioso. De esta manera podrás dirigir el destino de tus adversarios”. El Arte de la Guerra (Sun Tzu)
  
“Hay que ingeniárselas, por encima de todo, para que cada una de nuestras acciones nos proporcionen fama de hombres grandes y de ingenio excelente”. El Príncipe (Maquiavelo)
  
“Si el soberano no es misterioso, los ministros encontrarán la oportunidad de tomar y tomar.” Huanchu Daoren
  
2/ Hacer que nadie sepa lo que piensas.
  
“Que el enemigo nunca sepa lo que piensas”. Mario Puzo en El Padrino
  
“Confundir a los contrincantes significa actuar de tal manera que les impida mantener la mente en calma. Intenta varias maniobras según la oportunidad del momento, haciendo pensar al contrincante que ahora vas a hacer esto, después lo otro, y a continuación algo distinto, hasta que veas que empieza a estar desconcertado, y así ganar a voluntad”. El Libro de los Cinco Anillos (Miyamoto Musashi)
  
“Todo el mundo conoce la forma mediante la que resulto vencedor, pero nadie conoce la forma mediante la que aseguro la victoria”. El Arte de la Guerra (Sun Tzu)
  
3/ Hablar menos de lo que se debería.
  
“Alá dió al hombre dos oidos y una boca para hablar la mitad de lo que se escucha”. Provebio árabe
  
” Nunca se debe empezar a hablar antes de que lo hagan los subordinados. Cuanto mas tiempo se permanezca callado, más pronto empezarán los demás a hablar. Y mientras lo hacen, uno puede comprender sus verdaderas intenciones.” Huanchu Daoren
  
4/ Cuando hay que dejar elegir a alguien, que sólo elija entre lo que usted quiera.
  
Es el ejemplo de técnica de venta en el que decimos: ¿Prefiere que le entreguemos hoy en la tarde o mañana? Elijan lo que elijan, siempre ganamos, condicionamos la respuesta.
  
“Las heridas y cualquier otro mal que los hombres se ocasionan a sí mismos espontáneamente y por su propia elección son a largo plazo menos dolorosas que aquellas que les ocasionan los otros.” El Príncipe (Maquiavelo)
  
5/ Que otros hagan las cosas por usted.
  
“Es una gran suerte de los poderosos acompañarse de hombres de gran entendimiento que les saquen de todos los problemas causados por la ignorancia y que incluso peleen por ellos las luchas más difíciles. El que no pudiera alcanzar a tener la sabiduría en servidumbre, que la alcance en la amistad”. El Arte de la Prudencia (Baltasar Gracián)
  
6/ Que su jefe no sepa ni sospeche que usted es mas listo que él.
  
“Toda derrota es odiosa, y si es sobre el jefe o es necia o es fatal. Siempre fue odiada la superioridad, y más por los superiores. Será fácil hallar quien quiera ceder en éxito y en carácter, pero no en inteligencia, y mucho menos un superior. A los jefes les gusta ser ayudados, pero no excedidos”. El Arte de la Prudencia (Baltasar Gracián)
  
7/ Hacer que la gente dependa de usted.
  
“Un príncipe sabio ideará la forma para mantener a todos los ciudadanos en todas las circunstancias en situación de dependencia del Estado y de él; y entonces ellos siempre confiarán.” El Príncipe (Maquiavelo)
  
“Hacerse indispensable. Más se saca de la dependencia que de la cortesía; el satisfecho vuelve inmediatamente la espalda a la fuente. La primera lección de la experiencia debe ser entretenerla, pero no satisfacerla; así se conserva la dependencia que los demás
tienen; incluso la del Rey.” El Arte de la Prudencia (Baltasar Gracián)
  
8/ Confiar en el interés del prójimo, no en su agradecimiento.
  
“La forma mejor y más rápida de hacer fortuna es dejar que los demás vean claramente que está en su propio interés promocionar el tuyo” Jean de la Bruyère.
  
Si se va a pedir ayuda a alguien, no hay que recordar los favores del pasado, encontrarán las formas de ignorarlo. Hay que encontrar algo en la petición que le pueda beneficiar y exagerarlo. Entonces, la otra parte responderá con entusiasmo, ya que también podrá sacar provecho.
  
9/ La información es el poder: investigue
  
“Los espías nativos se contratan entre los habitantes de una localidad. Los espías internos se contratan entre los funcionarios enemigos. Los agentes dobles se contratan entre los espías enemigos. Los espías liquidables transmiten falsos datos a los espías enemigos. Los espías flotantes vuelven para traer sus informes. Entre los funcionarios del régimen enemigo, se hallan aquéllos con los que se puede establecer contacto y a los que se puede sobornar para averiguar la situación de su país y descubrir cualquier plan que se trame contra ti, también pueden ser utilizados para crear desavenencias y desarmonía”. El Arte de la Guerra (Sun Tzu)
  
10/ Liberese totalmente de sus enemigos.
  
Prefiero no comentar nada, absolutamente nada sobre este tema, los refiero si desean a:  El Arte de la Guerra (Sun Tzu)
  
11/ No discutir, actuar.
  
“Pensar y actuar son la misma cosa”. Proverbio Zen. Bushido
  
“Nunca se debe discutir. En sociedad no se debe discutir nada, sólo hay que ofrecer resultados.” Benjamín Disraeli
  
Cualquier victoria en una discusión creará resentimiento duradero y será peligroso a la larga. Es mejor que los demás cambien de opinión a través de las acciones: hay que demostrar, no explicar.Cuando se acaba una discusión, todas las partes están mas convencidas de sus ideas. En realidad, no vale para nada discutir, salvo para enmascarar otras tretas.
  
12/ Elija sus enemigos y muévalos a su antojo.
  
“Si utilizas al enemigo para derrotar al enemigo, serás poderoso en cualquier lugar a donde vayas”. El Arte de la Guerra (Sun Tzu)
  
“Hay muchas gentes que estiman que un príncipe sabio debe, cuando tenga la oportunidad, fomentarse con astucia alguna oposición a fin de que una vez vencida brille a mayor altura su grandeza”. El Príncipe (Maquiavelo)
  
” Un jefe que conoce a los soldados ” es un método practicado siempre en tiempos de conflicto, tras haber alcanzado la maestría a la que uno aspira: habiendo logrado el poder del conocimiento del arte de la guerra, piensa en los adversarios como en tus propios soldados, sabiendo que puedes ordenarles lo que desees y manejarles con libertad. Tú eres el jefe, los adversarios son las tropas. Esto requiere práctica”. El Libro de los Cinco Anillos (Miyamoto Musashi)
  
“Los buenos guerreros hacen que los adversarios vengan a ellos, y de ningún modo se dejan atraer fuera de su fortaleza. Si haces que los adversarios vengan a ti para combatir, su fuerza estará siempre vacía. Si no sales a combatir, tu fuerza estará siempre llena. Este es el arte de vaciar a los demás y de llenarte a ti mismo.Lo que impulsa a los adversarios a venir hacia ti por propia decisión es la perspectiva de ganar. Lo que desanima a los adversarios de ir hacia ti es la probabilidad de sufrir daños.” El Arte de la Guerra (Sun Tzu)
  
“Al hombre sabio le son más útiles sus enemigos que al necio sus amigos. Una malevolencia suele allanar montañas de dificultad que la benevolencia no se atrevería a pisar. A muchos sus enemigos les fabricaron su grandeza. Es más fiera la lisonja que el odio, pues éste señala defectos que se pueden corregir, pero aquélla los disimula. La cautela es grande cuando se vive junto a la emulación, a la malevolencia”. El Arte de la Prudencia (Baltasar Gracián)
  
13/ La retirada no es la rendición.
  
“Una retirada a tiempo vale mas que mil victorias” Napoleón
  
“Si puedes ganar la batalla, lucha; si no, retírate”. Mao Tse Tung (estrategia y táctica)
  
Estrategia 36: De las 36 estrategias, la definitiva es la última: retirarse.Retirarse cuando todo falla es la estrategia definitiva. Pero no significa huir definitivamente. Al enfrentarnos con un enemigo infinitamente superior, se puede rendir, negociar o retirarse. La retirada no significa la derrota total, el compromiso significa una media derrota y la rendición, la derrota total.
  
Para Sun Tzu representa someterse temporalmente al poderoso, en espera de una transición a una nueva fase. En la Segunda Guerra Mundial, los soviéticos se retiraron hasta Moscú, dejando todo arrasado. Aliados con el general invierno, cuando pararon ahí a los alemanes, la contraofensiva les dejó en Berlín.
  
Hay que recordar que fracasar es fácil, pero hacerlo con gracia y éxito puede ser más difícil que el mismo éxito. Además, se aprende mas de los fracasos que de los aciertos. Como recomendación final, la retirada nunca debe hacerse sin pensar, de forma impulsiva. No hay que considerar que retirarse es una manera de escapar a los desafíos, si no una manera de enfrentarse mejor a ellos.
  
14/ Concentrar los esfuerzos. Buscar puntos débiles.
  
“Encontrar el punto débil de cada uno: este es el arte de mover las voluntades. Es más una destreza que determinación. Es saber por dónde se ha de entrar a cada uno. Primero hay que conocer el carácter, después tocar el punto débil, insistir en él, pues infaliblemente se quedará sin voluntad”. El Arte de la Prudencia (Baltasar Gracián)
  
15/ Que otro haga el trabajo sucio.
  
“Los príncipes debe ejecutar a través de otros las medidas que puedan acarrearle odio y ejecutar por sí mismo aquellas que le reportan el favor de los súbditos. Debe estimar a los nobles, pero no hacerse odiar del pueblo.” El Príncipe (Maquiavelo)
  
Estrategia nº 3: “Matar con un cuchillo prestado”Significa utilizar los recursos ajenos en provecho propio. En vísperas de la invasión de la Unión Soviética, los servicios de inteligencia alemanes proporcionaron a los soviéticos pruebas inventadas de que el mariscal ruso Mijail Tujachevski conspiraba contra Stalin. Como consecuencia, los mismos soviéticos ejecutaron a Tujachevski y a otros siete mariscales que Alemania consideraba obstáculos esenciales para la inmediata invasión. 36 estrategias chinas
  
16/ Decir a los demás lo que quieren oír.
  
“Ningún hombre tiene que desesperarse pensando que no obtendrá conversos para la causa más extravagante si tiene el arte de suficiente para representarla con colores favorables.” David Hume.
  
“La verdad es fría, no resulta cómoda. Una mentira es mas hermosa. Es mucho mas interesante y provechoso fantasear que decir la verdad.” Joseph Weil, estafador.
  
17/ Una vez que se decide, actuar sin vacilar.
  
Si no tenemos claro que línea de acción tomar, mejor no empezar. Las dudas y vacilaciones lo estropearán. Todos admiran al audaz, nadie al tímido.
  
“Camina o siéntate, pero no dudes.” Proverbio Zen
  
“Creo que es mejor ser impetuoso que prudente, proque la fortuna es mujer, y se si desea dominarla, se puede ver que se deja conquistar por el audaz más que por aquellos que actúan fríamente.” El Príncipe (Maquiavelo)
  
18/ Atacar a las emociones del contrario, buscar el desequilibrio.
  
Eliminar el corazón: Cuando luchas con un enemigo y parece que estás ganando por tu habilidad en esta ciencia, el adversario quizás todavía mantenga la esperanza y, aunque aparentemente derrotado, se niegue a reconocer internamente la
derrota. ” Eliminar el corazón ” se aplica en estos casos. Esto significa cambiar repentinamente de actitud, para hacer que el enemigo vez de mantener esa idea; lo principal en este caso es observar cómo se siente derrotado desde el fondo de su corazón. Puedes ” eliminar el corazón ” (La Esperanza) de la gente con armas, con tu cuerpo, o con tu mente. Esto no ha de entenderse de una sola manera. Cuando tus enemigos han perdido completamente el corazón (la esperanza), ya no tienes que prestarles atención nunca más. En otro caso, manténte alerta. Si los enemigos conservan aún sus ambiciones, difícilmente sucumbirán. El Libro de los Cinco Anillos (Miyamoto Musashi) Recuerda solo te recomiendo usar estas tacticas en forma defensiva y para protegerte.
  
19/ Concentrar esfuerzos.
  
“La mejor estrategia es ser siempre muy fuerte, sobre todo en el momento decisivo. No hay ley estratégica superior que mantener las fuerzas concentradas. Hay que actuar con la máxima concentración.” Karl Von Clausewitz.
  
“Se debe apreciar la intensidad más que la extensión. La perfección reside en la calidad, no en la cantidad. La extensión por sí sola nunca se eleva por encima d ela mediocridad, y es la desgracia de los hombres con amplios intereses generales que mientras les gustaría tener un dedo en todas las tartas, no lo tienen en ninguna.” El Arte de la Prudencia (Baltasar Gracián)
  
20/ Una vez que se ha ganado, hay que saber parar.
  
“Conocer cuando las cosas están en su punto, en su sazón, y saberlos disfrutar. Todas las obras de la naturaleza llegan al colmo de su perfección: hasta allí fueron ganando, desde allí irán perdiendo”. El Arte de la Prudencia (Baltasar Gracián)

Anuncios

Del conocimiento a la acción

Estos días, la gente sabe mucho. Se han publicado miles de libros sobre administración. Las empresas mismas gastan miles de dólares en entrenamiento, principalmente en el entrenamiento de sus gerentes.
Pero todo este conocimiento de avanzada nos deja con una pregunta: Si estamos tan bien entrenados y tan bien informados, ¿por qué no somos más efectivos? ¿Por qué, después de tantos seminarios y cursos, en que los líderes reportan sentirse iluminados, todavía no se ven grandes cambios en sus empresas?
El Profesor Jeffrey Pfeffer, de la Universidad de Stanford,  publicó en su libro “The Knowing-Doing Gap” las 12 reglas que explican porque logramos tan poco y lo que debemos hacer para lograr algo en nuestra empresa.
1. El saber algo requiere el hacer algo con esto
A pesar del enorme capital intelectual en nuestras empresas, no debemos olvidar que este conocimiento es útil si hacemos algo con el mismo. El saber algo realmente requiere que hagamos algo. Significa el trabajar duro para lograr que las cosas sucedan. Por supuesto que es muy seguro el embarcarnos en conversaciones intelectuales, el recoger enormes bases de datos, invertir en infraestructura técnica y nunca implementar nada en realidad.
2. Excelentes comunicadores pero,…… ¿y los resultados?
Hoy en día el mercado recompensa las ideas brillantes y a los expertos que saben vender estas ideas. Pero, ¿pueden en la realidad ejecutar esas ideas? El mensaje que recibimos es que es más importante ser listo e inteligente que el lograr que las cosas pasen. Es el mismo Mercado el que recompensa al Consultor que puede hablar muy bién sobre la administración de una planta, en lugar de recompensar adecuadamente
al gerente de la planta que sabe verdaderamente cómo manejar esa operación.
3. Se puede ganarle a la competencia
La importancia de reconocer que no es crítico tan solo el saber, sino que también el hacer se traduce al campo competitivo. En un mercado en el cual la velocidad con la cual la competencia puede copiar la mejor idea ha aumentado a tal nivel, que la ventaja de salir con la idea misma en un principio se está perdiendo. Por lo tanto, mientras que el tener el conocimiento es útil, no es suficiente. Ya no brinda la ventaja comparativa que una vez solía tener.
4. El clima adecuado para permitir implementar sin temor
Si las empresas verdaderamente desean moverse del saber a la implementación, necesitan desarrollar una cultura más permisiva, que tolere el error y el fracaso. La gente debe tener la flexibilidad de probar, para convertir sus ideas en acciones, aunque crean que van a fallar!
El aprender significa el tolerar gente que comete errores. Aprender significa permitir que la gente pruebe hacer cosas que nunca antes habían hecho. Si solo hacemos lo que ya sabemos como hacer, entonces no vamos a aprender nada nuevo. Otro efecto secundario del temor es que retrasa el flujo de información dentro de la empresa. Como nadie quiere ser el portador de malas noticias, los individuos se concentran solo en el corto plazo y en su propia sobrevivencia.
5. El aprender tiene un precio y debemos pagarlo
No es fácil motivar a la gente para que aprenda y se deberá pagar un precio entre la habilidad y el aprendizaje. Los aprendices no son tan hábiles como los expertos. Así que el aprender tiene un precio y la empresa debe estar dispuesta a pagar ese precio.
 
6. Hablando y haciendo
Las empresas a menudo confunden el hablar con el hacer. Creen que el dar presentaciones y hacer reportes equivale a implementar. El confundir el hablar con la acción es un grave error.
7. Decisiones no son lo mismo que implementación
Otra trampa que cometen las empresas es el confundir el tomar una decisión con el hacer que las cosas pasen. En principio nos obsesionamos con tomar la decisión correcta, olvidándonos que la decisión misma no cambia nada, que es apenas el principio del proceso de implementar.
8. Nos vamos en Programas…
Uno de los enemigos más grandes para lograr hacer algo son los famosos programas. Las empresas continúan anunciando un nuevo programa para una cosa u otra, preocupándose continuamente con el contenido del mismo, en lugar de aprender haciendo, en lugar de aprender a base de prueba y error.
9. La forma como siempre hemos hecho las cosas…
Uno de los obstáculos mas grandes en las empresas es que para evitar equivocarse por temor de nuevo a las repercusiones, las empresas continúan atrapadas en una lógica circular: “aquí las cosas siempre se han hecho de esta manera porque es la mejor forma de hacerlas, porque siempre las hemos hecho así”.
10. Muchas medidas internas.. pero ¿qué tan importantes son?
Las empresas se han convencido a si mismas que puesto que lo que se mide se hace, entre más mediciones, mejores resultados. Pero al final, se están midiendo tantos elementos que ya nadie les pone atención.
11. Competencia interna
Otro componente del comportamiento dentro de la organización que evita que las empresas implementen buenas ideas, es la horrible competencia. Las empresas todavía consideran que la mejor forma de lograr que la gente haga las cosas bien, es el hacerlos competir el uno contra el otro. Sin embargo, aunque esto puede ser aplicable en el terreno deportivo, cuando tiene que ver con el terreno del aprendizaje, la gente aprende mejor cuando operan en un medio no competitivo.
12. Haciendo que el futuro sea mejor que el presente.
Dice el dicho que si queremos que el futuro sea mejor que el presente, debemos comenzar a trabajar en éste ahora. Nuestro trabajo es hacer algo hoy que sea mejor que lo que hicimos ayer. Y hacer algo mañana que sea mejor que lo que hicimos hoy. El reto es desarrollar una cultura de acción en las empresas.

Marisol Wesson. 2.Jul.00

11 Mandamientos para la Administración del Siglo XXI

La tendencia de los negocios para el tercer milenio es la valoración del capital intelectual.  Si los gerentes se prepararan  para administrar y potenciar el capital intelectual al menos de de la misma manera como se preparan para administrar las finanzas o la producción de sus firmas, sus compañías estarían mejor situadas y las personas que hacen parte de ellas trabajarían con más corazón por ser los mejores.

Básicamente los 11 mandamientos de Kiernan hacen referencia a la potenciación del capital intelectual, a continuación hacemos referencia a ellos:

1. No juegues de acuerdo con las reglas de competencia dominantes de tu empresa: Inventa las tuyas y haz que otros sigan tus pasos

2. ¡Innovar o Morir!: Desarrolla estrategias y mecanismos conscientes para promover innovaciones, realiza ejercicios de creatividad en toda la empresa.

3. Vuelve a examinar tu empresa para encontrar activos estratégicos escondidos, luego impúlsalos lo más que puedas: Quieres ser parte de una empresa excepcional, fíjate en todos tus colaboradores y en todos los procesos, seguro hallarás potencial de valor que podrás aprovechar y apalancar.

4. Desarrolla la inclinación por la velocidad y la acción de tu empresa:   El análisis y la reflexión son muy buenas, pero no llegarás a ningún lado sin llevar los planes a la práctica, más vale que seas rápido antes que otros se te adelanten. Mejor dicho, no camines, corre y si puedes cómprate una moto por que tu competencia se mueve más rápido de lo que imaginas.

5. Debes ser proactivo y experimental:  tienes una iniciativa en mente pero no sabes como decirlo en la junta directiva por miedo al rechazo.  Inténtalo y si dan vía a tu idea llévala a cabo, la prueba y el error valen.

6. Rompe barreras: Las compañías “virtuales” del siglo XXI están desmantelando las barreras internas que con tanta frecuencia separan gente, departamentos y disciplinas.  Sal de lo convencional, empodera a tus colaboradores, dales autonomía y capacidad de decisión, cambia horarios, formas de compensación y de capacitación, etc.

7. Emplea  toda tu gente y todas sus capacidades, todo el tiempo:  Empodera a tus colaboradores, dales autonomía y capacidad de decisión, si tu los contrataste es por que son los mejores cree en ellos.

8. Globaliza tanto tu perspectiva como las bases de tu conocimiento: Los mercados de mayor crecimiento en el mundo no sólo están fuera de Estados Unidos, también están fuera de los países de la OECD.  Conviértete en un dirigente global, sí así como suena, las economías emergentes tienen crecimientos muy rápidos que puedes aprovechar. 

9. Admite que la revolución ecoindustrial está sobre nosotros: Los resultados financieros no son lo único que cuenta, debes pensar en tus hijos y nietos, los lazos entre economía y medio ambiente son más estrechos día a día.

10. Has del aprendizaje organizacional una religión de tu empresa: Si tienes la posibilidad de conocerte, aprender rápido y atacar, basado en dicho conocimiento, las debilidades de tu empresa, tendrás una ventaja sobre tus competidores.  Si el aprendizaje lo conviertes en oportunidades, nuevos productos, servicios y tecnologías antes que tu competencia, serás líder.

11. Desarrolla herramientas estratégicas para medir tu desempeño: No basta con mediciones estáticas de las finanzas o el desempeño de mercados,debes detectar los factores dinámicos que afectan la producción, las finanzas, el mercado y en general, el entorno de tu empresa. 

 Por: Carlos López

Cuando el Líder se derrumba

“Los liderazgos mueren como nacen, por decisión consciente o inconsciente de la gente… El líder reparte el triunfo, pero asume en exclusividad la derrota. El liderazgo no es para siempre, si bien podría, en determinadas circunstancias, acompañar al líder hasta su tumba, en liderazgos dentro del poder formal, como el de Churchill en la Gran Bretaña, o en liderazgos fuera del poder formal, como el Gandhi en la india o el de Martin Luther King en América.

Arrastre es la palabra clave en la definición de líder. Joan Ginebra, tratadista español, sostiene que “ el liderazgo es, en parte, una cualidad personal y, en parte, un fenómeno situacional que mueve a una organización hacia un propósito. El líder arrastra, tira, hala, mientras que otros procedimientos, al igual que el policial, empujan mueven no por arrastre, sino empuje. Ahora bien, ¿arrastre para que?, para el cambio, siempre para el cambio Así pues tenemos que líder es la persona que arrastra para el cambio Completemos la definición, añadamos otros 2 elementos: “arrastra para el cambio, conduciendo por medios persuasivos y en mérito a la aceptación voluntaria de sus seguidores. El líder persuade y la aceptación de ese liderazgo es voluntaria.

¿Por qué hay gente que sigue a otra gente?, ¿Por qué el líder arrastra? Cuatro son las percepciones del seguidor para que se produzca el arrastre: 1) Lo percibo capaz; 2) El quiere mi bien; 3) Lo que él plantea vale la pena; y 4) El se involucra, está involucrado en forma total. Cuando las percepciones cambian, fenece el liderazgo.

Especialistas de gerencia y liderazgo como James K. Van Flete y John Kotter, entre otros, enumeran las razones, las fallas, dislates y errores que derrumban líderes y entierran gerentes… El orden no significa valoración de importancia:

1) No dar ejemplo a los seguidores, no predicarles con el testimonio de vida

2) No decir siempre la verdad, dejarse atrapar en mentiras,

3) Tratar de caer bien, en lugar de tratar de ser respetado

4) No fomentar la disciplina y responsabilidad entre los seguidores y miembros del equipo de conducción

5) Hacer críticas destructivas, en vez de críticas constructivas.

6) No atender las quejas y disgustos de la gente, por el contrario, burlarse de los reclamos.

7) No saber autoevaluarse, evaluar con objetividad su propio desempeño

8) Desperdiciar el tiempo, ocuparse de detalles insignificantes y hacer tareas que corresponden otros.

9) No supervisar a personas o funcionarios a los que se le delego responsabilidades.

10) No tomar decisiones juiciosas y oportunas.

Escrito por Paciano Padrón, y tomado de “Diario El Tiempo” del miércoles 11 de septiembre de 2002.

Tratado sobre el jalabolismo

Capítulo único: el jalabolismo o jalamecatismo. Su influencia en la vida diaria. De cómo se aprende a jalar bolas. Tipos de jalabolismos.
El jalabolismo o jalamecatismo es una disciplina practicada por el ser humano a nivel mundial, que consiste en el acto de adular a alguien que tiene cierto o mucho poder, ya sea político, económico, social o de cualquier tipo, a fin de conseguir ciertas dádivas o beneficios personales o grupales.
Es común que el ser humano sea aleccionado, tanto física como mentalmente, en el arte del jalabolismo desde su más tierna infancia. A los niños2 pequeños, se les coloca una serie de objetos colgantes en las cunas, llamados móviles, para que estos desarrollen los músculos que les servirán en el posterior acto de jalar y guindarse durísimo. También se les aplica la técnica pavloviana del reflejo condicionado, por lo que al momento en que ven a la persona que puede satisfacer sus necesidades fisiológicas, principalmente el hambre, el niño llora hasta que alguien sacia cualquiera que sea la necesidad de la que es objeto en ese momento.
Posteriormente, también se le enseña al niño a abrazar y pedir la bendición a cuanto familiar le pasa por al lado, así sea el tío que se ve una vez al año o la abuela que por supuesto siempre huele a cabuyita de morcilla.
Obligándolo a pedir la bendición y a sonreír frente a ellos aunque le hayan quitado el canal de cable de las comiquitas, el niño va desarrollando una coraza que le permitirá mostrar una buena cara cuando tenga al frente a alguien virtualmente poderoso aunque realmente detestable. Esto le garantizará a este individuo la consecución de grandes puestos de trabajo, buenas notas en el colegio, los mejores puestos en los diferentes actos que atenderá durante su vida, así como codearse con personas que de una u otra forma serán influyentes durante su existencia en este mundo. En esta etapa, ningún conocimiento desarrollado por el ser humano es tan útil y pragmático como el jalabolismo, para lograr las metas que se haya establecido en su vida.
Es de esta forma como el/la jalabolista logra tener el/la novio/a que está más buena en el liceo, un empleo fijo a pesar de que la corriente de los no-jalabolistas3 llevan años contratados sin beneficios laborales, puestos en las esferas más altas del poder (especialmente en los entes públicos) y que les presten el carro que da más prestigio para que lo observen sus congéneres y piensen que tiene un alto status de social, etcétera, etcétera.
El jalabolismo es la práctica más común entre personas de diferentes niveles socio-económicos. Personas que detentan en la actualidad grandes cargos por los cuales son adulados, fueron en su tiempo grandes jaladores de bola lo cual les permitió llegar al cargo que actualmente poseen. Esto nos lleva a nuestra primera gran ley del jalabolismo científico que se relaciona a que no se le puede jalar bolas a cualquiera, sino a las personas de la cual se está seguro que se va a recibir un beneficio determinado: Hay que aprender a jalar bola con futuro. Esto es, adular sólo a las personas que realmente puedan influir en nuestra vida económica, política o social.
La segunda ley del jalabolismo pragmático está basada en el hecho de que es más fácil jalar bolas a personas influyentes, que eventualmente permitirán el beneficio del ocio y de más y mejor tiempo libre, en vez de todo lo contrario, emplear gran parte de nuestro tiempo y esfuerzo físico en conseguir estos mismos objetivos por medio del trabajo, el cual no garantiza realmente que alcancemos nuestras metas. De esta manera enunciamos nuestra segunda ley la cual establece que: Es preferible jalar bola en la sombra, que echar pala bajo el sol.
Para que el jalabolismo sea realmente efectivo, es importante tomar en cuenta que no tiene ninguna importancia que la persona influyente no se dedique a lo mismo a lo que se dedica el jalabolista4. El jalabolismo debe ser desarrollado en su sentido más amplio posible. Aunque Ud. sea graduado de una carrera científica, debe jalar durísimo hasta a los humanistas que se le cruzan por el camino. Nunca como hasta ese momento será tan útil el sentido multidisciplinario del jalabolismo científico, por lo cual enunciamos la tercera ley: Jálale bolas a cualquier persona con un perfil más o menos alto, no sabes cuándo vas a necesitar de ella.
Es importante tener en mente que, el acto de jalar bolas, nunca debe ser detenido por cuestiones morales o éticas. Muchas personas se cohíben de jalar bolas porque creen que van a caer en un plano en el cual pueden ser considerados menos que insectos. Todo lo contrario, el jalabolismo debe ser visto como una conducta ejemplar que permite alcanzar rápidamente altos niveles de vida. Basados en esta reflexión, enunciamos la ley fundamental de esta disciplina: Jalar bola puede que denigre tu integridad física y moral, pero piensa en todo lo que obtendrás a cambio de tu dignidad.
Asimismo, creemos firmemente que el jalabola no nace, sino que se hace. Usted mismo que lee este tratado sociológico tiene una gran capacidad para jalar y llegar lo más arriba posible por medio del arte de la adulación. Sólo se necesita descubrir el caballo5 que todos llevamos por dentro y desarrollar las facultades para jalar bolas que proporcionarán, tarde o temprano, grandes beneficios laborales y vitales. Así, enunciamos nuestra última ley que reza: Saca el jalabola que hay en ti. Todos sabemos hacerlo, lo que pasa es que no lo sabemos.
De esta manera, finiquitamos nuestro importante trabajo de corte empírico – científico concluyendo que ni el descubrimiento del fuego, ni la invención de la rueda, ni la escritura, el tornillo o el clavo han sido tan trascendentales para la historia de la humanidad como la invención de la práctica humana de jalar bolas, la cual ha contribuido profundamente al desarrollo de los grupos humanos, una persona a la vez, sin importar la características particulares propias de cada individuo, o lo que es lo mismo, del jalabola, en sociedad.
1) Jalabolismo es un término técnico proveniente de la raíz jalar bolas, jalamecatismo proviene de jalar mecate, ambos términos significan lo mismo, el acto de adular.
2) Queremos aclarar que frente a la fiebre de género que se ha desatado en los últimos tiempos, al decir niño (s) hombre (s) o sus equivalentes nos referimos al género humano. En ningún momento queremos excluir al género femenino del acto de jalar bolas, ya que son bien conocidas las grandes facilidades de este grupo humano para realizar este acto a niveles magistrales.
3) Es decir, aquellos que se niegan rotundamente a la práctica del jalabolismo cotidiano.
4) O sea, del adulador o jala bolas.
5) Este símil se refiere al escultor que luego de trabajar con el martillo y el cincel sobre la piedra talló un lindo caballo. Al preguntársele cómo había logrado tal obra maestra, respondió “el caballo siempre estuvo allí, yo lo que hice fue quitarle los excedentes de piedra que tenía”.
Agustín Arzola  
2005

13 Errores fatales en que incurren* los Gerentes

(* y como evitarlos)

  1. Rehusar responsabilizarse
  2. Fallar en promover el desarrollo de la gente
  3. Tratar de controlar los resultados en lugar de influir en el pensamiento
  4. Juntarse con el grupo inapropiado
  5. Dirigir a todas las personas de la misma manera
  6. Olvidar la importancia de las utilidades (ganancias)
  7. Concentrarse en los problemas, más que en los objetivos
  8. Actuar como compañero, no como jefe
  9. Dejar de establecer normas
  10. Fallar en el entrenamiento de su gente
  11. Tolerar la incompetencia
  12. Reconocerles los méritos únicamente a los máximos realizadores
  13. Tratar de manipular a la gente

Tomado de:

BROWN, W. Steven: “13 errores fatales en que incurren los Gerentes”. Editorial Norma.  Bogotá. 1996.

A %d blogueros les gusta esto: